Seguridad del peatón y evolución de la siniestralidad

0
389
RICARDO BÁEZ NUNES, COORDINADOR DEL PROGRAMA DE PREVENCIÓN DE ACCIDENTES Y EDUCACIÓN VIAL DE FAPASA, ANALIZÓ LA SITUACIÓN DE LOS PEATONES EN LA VÍA PÚBLICA Y COMENTÓ UN RECIENTE INFORME QUE SOSTIENE QUE EN EL PRIMER SEMESTRE DE 2016 DISMINUYERON LAS MUERTES POR SINIESTROS VIALES GRAVES PERO AUMENTÓ LA CANTIDAD DE SINIESTROS Y LESIONADOS GRAVES.

La siniestralidad vial está considerada por la Organización Mundial de la Salud como una “pandemia”, o sea, una enfermedad epidémica que trasciende las fronteras de una región, dentro de la cual es llamada “epidemia”. A pesar de la plena vigencia de la Ley Nacional de Tránsito N° 24.449/95 y su modificatoria N° 26.363/08 que crea la Agencia Nacional de Seguridad Vial, nuestro país no ha logrado morigerar ni controlar este flagelo, manteniendo la altísima cifra promedio de 7.000 muertos por año en accidentes de tránsito. La fórmula del éxito en otros países ha sido: “Educación, Control y Sanción”; en el nuestro nada más que una expresión de deseos.

No solo es la primera causa de muerte de nuestros jóvenes de 17 a 35 años, sino que también, de la mano de la siniestralidad con motocicletas en el in itinere, se ha convertido en el principal motivo de ausentismo laboral. Y sumado al enorme costo social, el económico, que oscila en alrededor del 1,5% del PBI. A continuación van algunos datos muy preocupantes.
Datos de la Superintendencia de ART

En 2014, un total de 400 trabajadores fallecieron en lugar y ocasión del trabajo, en el 97% de los casos se trata de varones. Cuando se consideran los casos mortales debido a accidentes in itinere, de un total de 327 trabajadores fallecidos, el 11% corresponde a mujeres. En el caso de los varones, un 57% del total de trabajadores fallecidos perdieron la vida por un accidente de trabajo o enfermedad profesional; mientras que un 77% de las mujeres fallecidas sufrieron un accidente in itinere.

La Agencia Nacional de Seguridad Vial declaró el 19 de marzo como el Día de la Seguridad Peatonal. Esta decisión fue adoptada para promover por parte de los conductores de vehículos el respeto de los derechos de los peatones a circular con seguridad por la vía pública.

Un informe realizado por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, confirma que los peatones representan el 45% de las víctimas fatales, seguido por los motociclistas (29%), y en tercer lugar los automovilistas (19%). Mientras de cada 1.000 lesionados que circulaban en auto han muerto alrededor de 10 personas, de cada 1.000 peatones atropellados han fallecido 15. Esto demuestra la vulnerabilidad de este último grupo en cuanto a su riesgo para la vida. En 2013, en la ciudad de Buenos Aires hubo un total de víctimas de 2.652 peatones. De estos, 39 fallecieron.

Según estadísticas del CESVI, de las lesiones atendidas por las compañías de seguros, este grupo ocupa el segundo lugar en la cantidad de lesionados graves con el 16,5%.

El elevado riesgo de muerte que padecen los peatones se encuentra altamente asociado a la falta de elementos de protección. En los atropellos, los vehículos impactan directamente sobre el cuerpo de las víctimas, que no cuentan con ningún elemento que pueda mitigar la brutalidad del choque. Pero contrariamente al punto de vista que ofrecería el sentido común respecto a la vulnerabilidad del cuerpo humano y el cuidado que habría que propiciarle, basta pararse en cualquier cruce urbano para contar la infinidad de acciones imprudentes que realizan.

Especialistas de CESVI ARGENTINA realizaron varias mediciones en distintos puntos de la ciudad de Buenos Aires y alrededores para analizar el comportamiento de más de 6.000 peatones.

El primer punto que se observó es el lugar en el que esperan los peatones antes de iniciar el cruce. El 76% espera en la vereda, y el 24% restante lo hace en la calzada. Al separar este último dato por género se observó que las mujeres presentan una mayor tendencia a esperar en lugares indebidos, con el 54,6% de los casos.

En cuanto a la señal de los semáforos, el 68% de los peatones cruza cuando tiene luz verde para hacerlo, el 28% atraviesa la calle cuando no tiene prioridad de paso, y el 4% restante inicia el cruce con el semáforo titilando.
A la hora de cruzar la calle se registró que el 18,4% de los peatones no respeta la senda peatonal y cruza por lugares indebidos. A su vez, el 13% de los peatones cruza de manera distraída producto de la utilización de diferentes componentes tecnológicos (mp3, celular).

Con relación a los automovilistas, el dato más alarmante es que el 55,7% de los conductores no respeta la prioridad de paso del peatón. Y el 18,3% no respeta la senda peatonal para detener el vehículo.

Comportamientos seguros del peatón
Recomendaciones del CESVI
. Espere sobre la vereda.
. Antes de iniciar el cruce, cerciórese de que todos los vehículos se hayan detenido por completo.
. Mire hacia ambos lados antes de cruzar y compruebe que no hay peligro.
. Cruce siempre por las sendas peatonales. Si no hay, hágalo por las esquinas.
. No cruce entre autos a pesar de que indebidamente estén ocupando por completo la senda peatonal.
. No corra ni se detenga en medio de la calzada.
. Si se encuentra cruzando una calle y un vehículo gira, logre contacto visual con el conductor. Esto es fundamental para entender cuál es la maniobra que va a realizar.
. Nunca camine por el borde de la calzada o por encima de los cordones.
. Tenga especial cuidado en los garajes con las entradas y salidas de vehículos.
. Si circula con niños por las veredas no los suelte y enséñeles en los cruces a mirar hacia ambos lados al cruzar la calzada.
. De noche evite las prendas oscuras.
. No utilice celulares ni ningún otro elemento que genere distracción y le impida reconocer los indicadores de riesgo.
. En el caso de transportar chicos en cochecitos, no lo asome invadiendo la calzada. Manténgase en la vereda hasta que todos los vehículos se hayan detenido por completo.
. Al descender de transportes públicos diríjase a la vereda y cruce por la senda peatonal.
. En una ruta, si inevitablemente tiene que circular por la calzada, hágalo en sentido contrario al tránsito de forma de visualizar a los vehículos de frente.
. En un paso a nivel cruce únicamente cuando esté habilitado para hacerlo.

Recuerde que el peatón debe respetar las normas de tránsito igual que un conductor. Debe cruzar únicamente por los lugares habilitados y respetar las prioridades de paso.

Análisis

Según el ISEV (Instituto de Seguridad y Educación Vial), es un serio problema “gestionar” la Seguridad Vial en una sociedad “enferma”, donde el simple usuario de la vía pública no percibe el riesgo, el legislador genera normas (cuando lo hace) para la coyuntura, el juez posee un amplio campo de discrecionalidad en donde se verifican sentencias diametralmente opuestas frente a causas demasiado similares y el ejecutivo reinicia siempre la “gestión” sin corregir lo negativo y denostando lo positivo de la desarrollada por el anterior. En el estudio presentado el pasado 8 de julio, por las autoridades del Instituto de Seguridad y Educación Vial (ISEV), quienes dieron a conocer su Análisis de Siniestralidad Vial Argentina Primer Semestre 2016/2015 se analiza la evolución y comparación de los tres índices tradicionales y genéricos de siniestralidad (cantidad de hechos graves grado 3 como mínimo), mortalidad (cantidad de decesos inmediatos y corregido el coeficiente a 30 días) y morbilidad (cantidad de lesionados graves) entre el primer semestre de este año y el mismo período de 2015.

La principal conclusión es que en el primer semestre de 2016 disminuyeron las muertes por siniestros viales graves pero aumentó la cantidad de siniestros y lesionados graves, respecto al primer semestre de 2015. Comparados ambos períodos semestrales el índice de siniestralidad vial aumentó un 5%. Los decesos a consecuencia de los siniestros viales (Mortalidad) disminuyeron un 4,5%. Los lesionados graves en siniestros viales (Morbilidad) aumentaron un 7%.

La relación víctimas por hecho se mantiene en 2,4 víctimas (muertos + lesionados graves) por cada siniestro grave en ambos primeros semestres comparados.