“La intermediación del PAS es imprescindible”

LOS HACEDORES . DANIEL GONZÁLEZ


Entrevistamos al Expresidente de FAPASA, hace 50 años que ejerce como PAS, en la ciudad en la que vive:  Junín, Provincia de Buenos Aires. Socio fundador y primer Presidente de APAS Noroeste, destacó que la pandemia puso en evidencia, una vez más, el papel insustituible del PAS.

 

Revista Asegurando (RA): ¿Cómo fueron tus comienzos en el seguro?

Daniel González (DG):  Transitaba  mediados del año 1969 y me presenté a rendir examen para ingresar al Banco de Junín que por esa época era el único banco privado.

Mi examen no estuvo entre los mejores pero 2 meses después me llamaron para ingresar en la sección seguros del banco, que por esa época era agente de una aseguradora de Rosario.

A partir de esa fecha  y cuando contaba con 21 años si bien no tenía matrícula de productor mi tarea además de administrativa era vender seguros para la entidad dentro y fuera de la misma ya que además del sueldo de bancario contaba con una comisión por cada venta de póliza.

Estuve 10 años en la sección seguros del banco y había logrado quedar como jefe de sección, pero empezó a invadirme el deseo de independizarme y es así que en 1978 renuncio al banco y obtengo la matrícula de productor (10.483). Por esa época el único requisito consistía en poseer título secundario.

Mis primeros tiempos los desarrollé en sociedad con otros 2 productores. Hasta que a fines de 1988 decido recorrer una última etapa de la profesión en forma individual. Desde esa fecha formé una organización que incorporó PAS de Junín y su zona de influencia. Hoy, con orgullo, puedo decir que cuento con la vital colaboración de 4 empledas administrativas y el empuje de 8 PAS. Desde 1992 mi oficina ocupa la misma dirección ( Rivadavia 232) y es importante para la profesión  el haber vivido siempre en esta ciudad de Junín.

RA: ¿Cómo se fundó APAS Noroeste de Bs. As.?

DG: Corría el año 2001 y los PAS de Junín no lográbamos entender que éramos competidores y no enemigos comerciales. Por ello, los intentos de agruparnos y formar una institución no habían logrado resultado positivo hasta entonces.

Pero la visita del Sr. Jorge Gambardella a nuestra ciudad con el propósito de invitarnos a formar una Asociación de Productores e integrar la Federación, logró que a fines de 2001 nos juntáramos 20 colegas y por fin se aprobó dar lugar a la entidad.

Tuve el privilegio de, además de socio fundador, ser el primer presidente de APAS Noroeste de la Pcia. de Bs.As.

Desde el nacimiento de nuestra primaria ocupé el cargo de presidente en 4 períodos, y en los restantes alterné entre la vicepresidencia y la secretaría.

Nuestra Asociación tiene 21 años se vida.

Y aprovecho esta oportunidad para recordar a dos PAS y dirigentes, de gran calidad humana, que ya no están con nosotros,  que aportaron su presencia  en forma permanente y su compromiso con la causa de los PAS: Jorge Cammarata y Daniel Perea.

RA: ¿Cómo evaluas el recorrido hasta hoy de APAS Noroeste?

DG: Muy positivo. Recuerdo nuestros comienzos. No teníamos fuentes de recursos económicos. Solo contabamos con la contribución de los 20 fundadores. Alquilábamos una modesta oficina en una galería para atender a los primeros 30 socios que logramos incorporar en el año inicial. Y hoy,  contamos con nuestra sede propia, totalmente amoblada, con capacidad para dictar cursos, con oficinas, salas de reuniones, afianzados económicamente y con 300 socios.

Realmente, no podemos menos que estar muy satisfechos por la labor cumplida con los PAS de nuestra ciudad.

RA: ¿Cómo fue tu primer acercamiento a FAPASA y cuáles cargos ocupaste en la Federación?

DG: Como lo establece el estatuto de FAPASA, todas las Asociaciones constituidas  ingresan a  la Federación integrando el Consejo Federal. Por lo tanto desde 2001 comencé a asistir a las reuniones de nuestra entidad madre y por aquellos tiempos la presidencia la ejercía Jorge Gambardella.

También FAPASA creció muchísimo en estos 21 años. FAPASA incrementó notablemente su consideración entre todos los actores del sector asegurador. Y también se consolidó económicamente.

Dentro de la Federación ejercí cargos de vocal, tesorero, vicepresidente y tuve el honor de ocupar la presidencia en el período 2014-2016.-

RA: ¿Cuál es tu mayor logro en ese período (2014-2016)?

DG: Es importante destacar que cuando se ejerce un cargo de tal trascendencia, es muy difícil lograr un desempeño efectivo si no se cuenta con el acompañamiento de directivos comprometidos, tanto dentro del Consejo Directivo como en el Consejo Federal.

Afortunadamente, debo destacar que  pude disfrutar esos dos años en los que fui Presidente de FAPASA. El logro más significativo fue que AAPAS regresara a FAPASA después  de 20 años de estar separados.

Logramos realizar un evento  de integración donde estuvo presente la totalidad del mercado  a través de sus  cámaras  y contamos con la presencia del Superintendente de Seguros de la Nación.

También destaco haber podido reflotar los congresos que celebraba FAPASA y habían quedado interrumpidos, realizando  en la ciudad de Córdoba uno  con más de 1.000 productores presentes.

Ejercer la presidencia de FAPASA fue una experiencia única, después de medio siglo  en la profesión de PAS. Estar, dialogar, y trabajar codo a codo con los productores de todo el país, tener el reconocimiento de las Cámaras de Seguros, de los medios periodísticos y de las autoridades del sector es un hecho trascendente y no solo en lo personal sino también por la importancia de FAPASA en el mercado asegurador argentino.

RA: ¿Cuestionó el desarrollo del sector asegurador?

DG: Transcurre el tiempo y el crecimiento de la conciencia aseguradora en la sociedad crece en forma permanente, lo cual provoca que se intensifique la emisión de pólizas de diferentes ramas y esa visión se transmite en la gran cantidad de aspirantes a la matrícula que tenemos año tras año.

RA: ¿Qué opinas de la fuerte competencia entre operadores que hay en el mercado?

DG: La competencia es importante en todas las actividades y lo nuestro es valorable cuando apunta a mejorar el servicio, pero no resulta positiva cuando solo pasa por captar negocios a menor precio sin brindar prestación adecuada que jerarquice cada vez más la actividad.

Los PAS hemos tenido una muestra significativa de cuál es nuestra función social con motivo de la pandemia. Si hubo un sector que no sufrió consecuencias económicas ni graves ni serias fue el nuestro.

Se mantuvieron las coberturas y hubo positiva respuesta de los asegurables, lo que constituye un aliento para que nos comprometamos cada vez más en nuestra tarea aseguradora.

RA: ¿Cómo cambió la profesión de PAS desde tus inicios en ella, hasta hoy?

DG: Es sorprendente el cambio producido en la relación productor-asegurado. La tecnología provocó que se vaya perdiendo el contacto presencial y se transforme en virtual. Nuestros clientes visitan muy poco nuestras oficinas y prefieren el contacto telefónico o a través de internet.

De la misma forma ha cambiado el ida y vuelta con las Cías. de Seguros. Ya se había producido un alejamiento con los asegurados al establecer la Superintendencia la prohibición de la cobranza por los PAS y se fortaleció con los nuevos hábitos que produjo la pandemia.

RA: ¿Cómo ves el futuro de la profesión de PAS?

DG: En más de medio siglo de profesión he podido comprobar que la intermediación del PAS es imprescindible y eso avizora un campo de acción importantísimo para los años venideros.