Avance de las mujeres en el movimiento de PAS

Asegurando entrevistó a seis dirigentes de nuestro movimiento para conocer su opinión sobre el papel de la mujer en la intermediación de seguros y en la labor gremial.

Revista Asegurando (R.A.): ¿Cómo analiza el avance de las mujeres en el ámbito de PAS en la Argentina?


María Teresa Teves (MTT) :

Cada vez nos abrimos más camino dentro de la profesión, en mi lugar de dirigente en mi asociación y desde FAPASA vemos con agrado que el número de aspirantes mujeres es cada vez más alto, esto es un desafío importante, acompañar a nuestras colegas noveles y romper viejas estructuras.


Martha Noemí Tapia (MNT):

El rol de la mujer es sin duda alguna, uno de los grandes cambios de la época.

Su posición tanto social como laboral con respecto al hombre, ha ido de a poco avanzando y ganando terreno en el Seguro.

El auge del interés personal de la mujer de continuar con su profesión, de ganar su propio dinero, de ser autónoma, sumado a la necesidad de las familias actuales de contar con mayores ingresos, han provocado un marcado aumento de la participación femenina en el mercado asegurador y por ende en las economías.

Ello ha modificado sustancialmente también la estructura y organizaciones del mercado, dejándoles más protagonismo en sus manos, por ejemplo, hoy tenemos una mujer a cargo de la Superintendencia de Seguros de la Nación.

En el caso de nuestra APAS Catamarca o FAPASA, desde que participo, no sentí diferencia o impedimento para ocupar algún cargo o tomar responsabilidades, trabajando siempre a la par hombres y mujeres por el bien de los PAS.


Mariela Echeverría (ME):

En general, las mujeres logramos protagonismo en varias profesiones, porque nos hemos librado de ataduras y condicionamientos que nos limitaban, permitiéndonos alcanzar objetivos sin tener en cuenta nuestro género y captando puestos de trabajo que en otro momento hubiera sido impensado que una mujer accediera. Nuestra meta es seguir trabajando en conjunto, todos por igual, para lograr la profesionalización de nuestra actividad.


Silvia Verónica Bechir (SVB):

Hoy continúa siendo bajo el porcentaje de inserción en los cargos directivos, pero  creo que esto naturalmente se irá revirtiendo con el avance de la mujer en  todos los niveles de la vida (política, económica y pública).


Norma Masagué (NM):

A lo largo de la historia la mujer ha tenido protagonismo en las instituciones conquistando terrenos cada vez más amplios y buscando una situación de igualdad laboral, jurídica y con el hombre. El seguro no es ajeno a ese avance.

En esta actividad la mujer siempre estuvo presente con compromiso, demostrando que es apta para desempeñar cualquier cargo de dirección o liderazgo desarrollando su talento y  capacidades; aportando su sensibilidad e intuición.

No tengo dudas sobre el desempeño de las mujeres participando activamente, junto a los hombres, somos los motores de cambios necesarios para lograr emprender proyectos de trabajo que nos conduzcan a luchar por la profesión.

Soy una convencida que la diversidad ayuda a tomar mejores decisiones. Reconocer la mirada, el valor femenino, es clave para cualquier institución que quiera transmitir y desarrollar principios democráticos.

En nuestro ámbito existen muchos ejemplos de mujeres que desempeñan notablemente sus roles.


Alejandra Frias (AF):

El avance de la mujer es indiscutible, partiendo de la base que el índice de población femenino es mayor al masculino y teniendo en cuenta además, que la comercialización que va de la mano con las relaciones humanas, seduce mucho a nuestro género.

Por otra parte, es una actividad que se puede iniciar en distintas etapas de la vida, te permite ser independiente y manejar tus tiempos, estudiando en forma virtual mientras tus hijos, por ejemplo, hacen lo mismo.

R.A.: ¿Cómo administra su tiempo para compatibilizar entre lo  laboral y lo personal?

M. T. T.: En nuestra profesión siempre fue difícil marcar un tiempo entre lo laboral y lo personal y ahora que nuestros clientes nos necesitan con más premura, sus consultas y temores son atendidos a través de medios virtuales. Esta metodología de trabajo me está permitiendo estar presente en cada necesidad de los mismos y de igual manera compartir con mi familia y respetar las normas sanitarias vigentes en mi provincia.

Es cuestión de organizar el tiempo y disfrutar.

M. N. T.: La administración el tiempo la establezco en prioridades, tratando de planificar con disciplina y paciencia hasta lograr el objetivo y aprendiendo a delegar responsabilidades y trabajos a las personas que me acompañan, las que están capacitadas para seguir mi ritmo, ya que me acompañan mis dos hijos y mi nuera que son Productoras Asesoras de Seguros y conocen bien mi forma de trabajar.

N. M.: Compatibilizar el tiempo laboral y el personal no representa un obstáculo en mi cotidianidad ya que siempre busco el equilibrio entre ambos.

S. V. B.: Para una buena administración del tiempo, lo fundamental es la planificación y es lo que trato de hacer. Lo que me ayudó mucho también es haber aprendido a delegar.

A. F.: Como sociedad vivimos en un tiempo lineal y productivo que nos lleva a estructurar nuestras vidas. Personalmente creo que la mayoría tenemos un yo hogareño y otro yo en nuestra vida laboral, que nos conecta con el otro y con nosotros mismos.

Siento que esta situación ha generado que ese tiempo productivo, haya invadido el hogar, el ámbito privado de cada uno de nosotros.

A esa contaminación, uno debe ponerle un límite, para evitar que se den situaciones donde, por ejemplo estemos respondiendo un mail o una llamada a las 21 h por temas laborales. Ponernos un límite, utilizar el tiempo kairos como se le llama en teología, para darnos la oportunidad de redescubrirnos, reinventarnos.

Como PAS siento que es nuestra oportunidad para fortalecer nuestro lugar, ya que toda esa población que ha optado por la compra online, hoy se encuentra sin atención personalizada, falta de comunicación o una respuesta no recibida a tiempo, en ese tiempo lineal en el que estábamos acostumbrados a vivir, que parece que ya no corre.

Lo vivo como un paréntesis, que me permite hacer una introspección y así “barajar y dar de nuevo”.

M.E.: Teniendo en cuenta el contexto actual en el que estamos inmersos, la administración de mis horarios ha variado bastante. Al tener una familia grande constituida, tengo 4 hijos, necesariamente debo repartir mi tiempo y lograr que rinda al 100%.

Voy rotando con trabajo presencial en la oficina, por la tarde me organizo en casa y el fin de semana también participo de las clases virtuales del curso a aspirante a productor de seguros de APAS Noroeste con sede en Junín. Considero fundamental el acompañamiento de mi familia.

R.A.: ¿Existen las mismas posibilidades para desarrollar la profesión de PAS para hombres y mujeres en la Argentina?

M. T. T.: En nuestra profesión como en el resto de las profesiones hemos avanzado en los últimos años, pero también es cierto que falta mucho camino por recorrer para hablar de absoluta igualdad. Esta situación no siempre está determinada por el mercado asegurador. Es un proceso que está en marcha y no se detiene.

N. M.: Si bien la participación laboral femenina ha crecido gradualmente durante las últimas décadas en todos los sectores, creo que la profesión de PAS no tiene diferencias de género. Es tan amplia en sus contenidos que hay espacio para que todos nos desarrollemos en aquello que más nos gusta.

M. E.: Nuestra profesión no tiene límites de crecimiento, nos permite desarrollarnos de manera individual, ser nuestro propio jefe, esto no implica pertenecer a un género determinado, por lo tanto, las oportunidades y posibilidades son las mismas, más aun considerando la apertura de la sociedad para establecer la igualdad de género en todos los órdenes.

S. V. B.: Creo que hoy sí, hace unos años que la inserción de la mujer en el mercado ha ido creciendo, aunque todavía queda mucho camino por recorrer. Es nuestra responsabilidad abrir camino para las que vendrán, como lo hicieron nuestras antecesoras, como mi referente la señora Matilde López Guerra de Vázquez.

A. F.: Sí, existen las mismas posibilidades, está en cada una de nosotras tomarlas, en hacer valer nuestro tiempo y nuestros deseos, lo digo en función de aquellas colegas que son madres, abuelas, esposas, etcétera.

M. N. T.:  Sí, son las mismas, ya que ser mujer no debe condicionar el lugar donde se quiera estar.

Avanzamos mucho en campos que antes eran solo exclusividad de hombres, el rol femenino fue creciendo profesionalmente gracias a que muchas mujeres hicieron grandes esfuerzos para abrir paso a las futuras generaciones y que haya igualdad de oportunidades.

La posibilidad está en nuestras manos y depende solamente de nosotras aprovecharla.

R.A.: ¿Cuáles son los motivos por los que usted ingresó a la profesión de PAS?

M. T. T.: Comencé a trabajar en la comercialización de Seguros de Vida, casi por casualidad, haciendo tareas de Venta Directa. Pero en esa instancia me fui enamorando de la profesión de Productor Asesor de Seguros, por lo que en cuanto tuve la oportunidad de realizar el curso a través de mi APAS lo hice y así obtuve mi matrícula. Abrazo esta profesión con muchísima pasión por lo que hago.

N. M.: Mi incursión en esta profesión fue impensada. Un día viernes me quedé sin trabajo. El lunes me llamaron de dos  compañías de seguros para que me incorporara a su equipo; me decidí por la primera.

Al cabo de un tiempo me di cuenta que me inquietaba todo lo que desconocía de la actividad y me inscribí en el curso para aspirantes a PAS.

Cuando obtuve la matrícula me pregunté si solamente lo había hecho para adquirir conocimientos y la respuesta fue que había descubierto algo que me proponía un desafío muy interesante. Independencia y desarrollo en una actividad que me gustaba.

A. F.: A los 16 años comencé a interesarme por “conocer” la actividad  que desarrollaba mi papá, así fue como de a poquito me inicié en esta hermosa profesión.

Iba a cobrarles a los asegurados al mismo tiempo que estudiaba y también asistía unas horas a la oficina de la aseguradora donde él se desempeñaba como Director Comercial. Realicé tareas en distintos sectores de la misma, como producción y cobranzas. Me quedó pendiente siniestros, tema que he lamentado porque lo considero una sección muy interesante, además de que me hubiera resultado muy útil a la hora de asesorar con mayor experiencia, al respecto, a mis  clientes, desde mi lugar como PAS.

S. V. B.: Ingresé por casualidad y hoy soy una apasionada de la profesión.

M. N. T.:  En primer lugar ingresé a este profesión por el desafío de superarme, conocer nuevos horizontes de trabajo y el poder tener una independencia económica.

Así comencé a capacitarme y entrar en este mundo del seguro, el cual me ha dado muchas satisfacciones en lo laboral y en lo personal.

M. E.: Sinceramente nunca pensé que iba a dedicarme a esta profesión. Comencé estudiando Licenciada en Relaciones Públicas, me recibí y trabajé en CABA unos años, luego me mudé a Junín, donde actualmente resido y decidí acompañar a mi papá, que es PAS, en el manejo de su oficina.

Descubrí que me gustaba el ambiente del mercado asegurador y obtuve mi matrícula.

Luego continué estudiando y me recibí de Martillero y Corredor Público. Actualmente me dedico con mucho placer y entusiasmo a la comercialización de seguros y trato día a día de lograr la mayor enseñanza posible de mi padre, capacitarme para estar actualizada y ampliar mi conocimiento en esta profesión dinámica y de constante evolución.

R.A.: ¿Cuáles son las características por las que usted elige  las aseguradoras con las que trabaja?

M. T. T.: Es muy importante elegir con responsabilidad las compañías con las que se trabaja, es la carta de presentación ante nuestros clientes.
En lo personal lo que busco de una aliada estratégica para mi crecimiento profesional es: que tenga solvencia económica, respete los términos comerciales, me brinde herramientas para trabajar en forma remota, fundamental en este momento, celeridad en la tramitación y pago de siniestros, buen trato comercial con los ejecutivos de cuentas.

S. V. B.: Trabajo con compañías que cuentan con productos que se adaptan a mi mercado, son flexibles en la suscripción, tienen rápida respuesta en los siniestros, cuentan con sistemas que agilizan nuestro trabajo, son solventes y por sobre todas las cosas respetan al Productor Asesor de Seguros.

M. N. T.:  Para elegir una compañía con la cual trabajar es necesario conocer cómo respeta al PAS y la ética de trabajo en el mercado, la solidez financiera de la misma, la tecnología que nos facilite trabajar con eficiencia, la comunicación permanente, el recibir respuestas en los siniestros en la brevedad posible.

También es muy importante la parte económica, ya que las comisiones son el reconocimiento de nuestro trabajo y la auténtica ayuda para el desarrollo de nuestra actividad.

A. F.: La selección de aseguradora la realizo en función del apoyo que le brinda a su canal de PAS, ante la solución rápida y efectiva de un siniestro, por la flexibilidad a la hora de suscribir un riesgo y por los costos competitivos de sus productos.

N. M.: Trabajo con aquellas compañías que me dan la seguridad y confianza necesarias para poder desarrollar mi labor con la tranquilidad de saber que serán diligentes ante la necesidad de respuesta de mis asegurados.

M.E.: Al momento de la selección de las compañías a comercializar, la mirada radica en su posicionamiento en el mercado, grado de litigiosidad, canales de venta exclusivos, comunicación con los PAS, ramos que integran su oferta, entre otras cuestiones que pueden surgir inherentes a cada una.

Particularmente considero que si no tengo llegada a la aseguradora en forma fluida y constante, con cualquiera de los canales de comunicación que me ofrezcan, no la tengo en cuenta en mi elección. La relación del PAS con la compañía es fundamental para lograr mantener la cartera, su crecimiento, plantear oportunidades u obtener apoyo institucional en futuros proyectos comerciales.

R. A.: ¿Cómo analiza la digitalización del seguro? ¿Esto es una amenaza o una oportunidad para el PAS?

M. T. T.: Todos los cambios producen cierto temor al principio, pero la digitalización del seguro es altamente positiva en muchos aspectos, es más ágil la transacción comercial, podemos trabajar desde donde estemos sin problemas y no utilizamos papel que desde la mirada de la ecología también es positivo.

Además genera un desafío profesional; tenemos que reinventarnos como PAS, lo que hacíamos hasta marzo de este año ya no lo podemos hacer más, debemos capacitarnos en cada riesgo con mayor ahínco, nuestros clientes nos exigen respuestas claras y urgentes, tienen información en sus teléfonos al instante.

Prácticamente ya no existe la exclusividad en la venta de seguros, lo que nos hace diferentes es cómo reaccionamos ante los requerimientos de nuestros clientes. Ese asesoramiento es el valor agregado que le damos a nuestra profesión,  es lo que nos diferencia de una App.

S. V. B.: La digitalización es para los PAS una herramienta más para desarrollar la actividad y hacerla más competitiva. Para nada me parece una amenaza.

M. N. T.:  La digitalización en el trabajo ha llegado para quedarse. Esta nueva modalidad laboral conlleva muchos beneficios, como la conciliación o el ahorro de tiempo.

Considero que es una buena oportunidad para los PAS  y nos está ayudando mucho en esta época de pandemia.

Todas estas iniciativas apuntan a que el productor  deje de ver la tecnología como competencia y aproveche estas herramientas para desarrollar su negocio en un contexto altamente competitivo como el que se plantea actualmente.

N. M.: La digitalización es una herramienta que no podemos desconocer.

Debemos adaptarnos e incorporarla para mejorar la eficiencia de los procedimientos y así optimizar el contacto personal con nuestros asegurados, para diferenciar la calidad de servicio que podemos brindarles y estrechar la relación y comunicación.

A. F.: La digitalización creo que es positiva sobre todo en las circunstancias que estamos atravesando pero no debe llevarse a un punto en el que sea la única opción, estoy hablando de la póliza digital por ejemplo, ya que muchas aseguradoras no dan otra opción y tanto los asegurados como las autoridades de tránsito, al momento de solicitar la documentación para circular exigen la póliza impresa, esto ocurre con mucha frecuencia en el interior.

También ocurre en la rama de AP, no permiten ingresar a una planta industrial o a un country a trabajar si no se  presenta la póliza impresa.

M. E.: La digitalización del seguro es una necesidad de la época que nos toca vivir. Con la llegada de la pandemia, se profundizó, por lo cual ya nada será como antes, el poco espacio que quedaba para las personas reticentes al avance digital quedó completamente agotado.

Este sistema  tiene que desarrollarse en conjunto con políticas de acercamiento a la tecnología para lograr llegar a la mayor población posible. No hay que olvidarse que vivimos en un país de Sudamérica, y todos debemos colaborar para que este cambio abarque a todos los sectores de la sociedad.

Esta modalidad en la actividad es una oportunidad para el PAS, debemos capacitarnos en el avance de la tecnología que nos acerca a los potenciales consumidores de manera ágil, rápida, con muy pocas limitaciones y en cualquier momento.